La batuta de Barenboim

Daniel Barenboim es uno de esos argentinos (tantos) cuya historia de vida y profesión es todo un símbolo. La 2 emitió el sábado pasado un concierto dirigido por él cuya solista al violonchelo (he buscado hasta el hartazgo su nombre, pero no lo encontré) estaba tan ensimismada que la energía entre director y músico casi atravesaba la pantalla.

Tanta fue la abstracción del director que la batuta simplemente se le deslizó por la mano haciendo su propia percusión en el suelo. No me lo podía creer… así sin batuta con el movimiento de la mano, siguió el concierto.

Barenboim nació en Buenos Aires, el 15 de noviembre de 1942. De origen ruso-judío estudió piano desde los cinco años y a los siete ya estaba dando conciertos (para que luego digan del miedo escénico).

Daniel Barenboim en su primer concierto público, Buenos Aires, 1950

Nacionalizado israelí y español tiene además, la ciudadanía palestina. Fue el primer ciudadano del mundo en tener las dos nacionalidades (israelí y palestina). Y aunque su reconocimiento internacional llegó como pianista es en realidad, uno de los directores de orquesta más conocidos y respetados.

Boremboi hizo público su deseo de acercar signos de paz a los territorios en conflicto  con hechos como la fundación en 1999, de la Orquesta del Diván Este–Oeste, una iniciativa para reunir cada verano un grupo de jóvenes músicos talentosos tanto de origen israelí como de origen árabe. En 2001 generó polémica al dirigir una obra del alemán Richard Wagner en Israel. Sus actos le valieron en 2002 el Premio Príncipe de Asturias  Y en En 2004 le fue concedido el Premio de la Fundación Wolf de las Artes de Jerusalén.

En España, el director argentino-judío-español-palestino impulsó la creación en Andalucía de la Fundación Barenboim-Said con el objetivo de estrechar los lazos entre Andalucía y Oriente Medio a través de la música, la cultura y el pensamiento.

La Fundación presta apoyo a las actividades de la Academia de Estudios Orquestales que funciona en dependencias de la Consejería de Cultura en Sevilla y entre cuyos patronos se encuentran la mujer del presidente del Gobierno, Sonsoles Espinosa, y el ex dirigente socialista Felipe González, designados ambos por el propio director de orquesta.

¿Cuántas batutas como la de Barenboim se necesitan para acercar los pueblos israelí y palestino? ¿Cuántas para sentarnos a disfrutar la música clásica? ¿Cuántas para inspirarnos a cambiar nuestro entorno?

Anuncios

Antígona, la librería con color a música

La librería Antígonas es mítica en Zaragoza.

Entrar es siempre pasar por una cortina de música clásica que te lleva a otro mundo. El mundo soñado por los fetichistas de libros como yo: montañas de libros apilados uno encima de otro. De a diez, de a veinte, es maravilloso hundir las manos en el colchón de páginas e ir descubriendo autores, títulos, letras, dibujos.

Los libros son expertos. Además de dejarse cazar en esa montaña, siempre hay alguno más que se pega a último momento, justo cuando crees que te has librado. Te salta a los ojos y al oído, parecen mirarte y hablarte al mismo tiempo. Eso me pasó con un par de libros muy curiosos y personales que terminaron asaltándome sin piedad.

La magia de Antígona está indudablemente en la música. Música clásica que hace que elijas tranquila un libro y no otro. Que rebusques y que disfrutes entre los lomos, el olor del papel, las letras de colores, los temas, los sitios, las fotos ¿Sabes de qué hablo no?

He aquí la lista de alguno de libros de cayeron este mes:

Cápsulas de Mario Bunge

Corazón y Mente de Valentín Fuster y Luis Rojas Marcos

Cómo enamorar hablando en público de Michel Suñén

Un amigo me ha regalado un libro precioso ayer, una sorpresa claro ;),  que he dejado para abrir en Navidades. También he preguntado por el último libro de Luis Del Val y me han mirado con cara de pocker. Normal, todavía no ha salido. Y por alguna extraña razón, no he pedido todavía el último y recién presentado libro de Manuel Castells.

Tengo debilidad por esta librería. Creo que “Pepito” el dueño, cada vez que me ve entrar se frota las manos porque sabe, que al menos saldré con algunos de esos libros pegadizos, asaltadores, libros con color a música.

Posts relacionados:

Video Killed The Radio Star

A veces me gustaría sacudir a los chicos de tercero. De verdad.

Es tarde cuando aparezco en escena, lo sé (Periodismo Electrónico es la última asignatura del día, todos los días) y les encuentro poco más que aplastados contra los bancos. Derrotados. Cansados, cansadísimos. Ayer les he preguntado por qué? Me han dicho que llevaban desde las 9 hs de la mañana en el edificio y claro, eran ya las 19 hs? je, je. En fin, es una buena razón para estar cansados.

Para animar a estos pobres, he colgado ya el vídeo ?veintenero? en el post anterior y ya no sé qué más hacer, así que sacaré una última carta. Esta canción logra que saque energías de donde ya no quedan. Además, me pone de buen humor. ¿Difícil eh?

Os lo dejo, quizás ni siquiera os guste o sí, pero al menos os podréis imaginar qué tan viejita estoy? oye, y aguanto. Animo que si yo puedo vosotros más.