La banca y la gestión “online” se hacen moviles

El móvil ha entrado con fuerza en el mundo financiero como un canal bancario más y como medio de pago. Operadores de telecomunicaciones,  fabricantes, entidades financieras y emisores de medios de pago definen el modelo que convivirá con el resto de los canales.

Las oficinas tradicionales quedarán como centros de valor añadido para el cliente, el cambio será paulatino y en consonancia con el recambio generacional de los nativos digitales.

La banca online goza de buena salud. Es es el tercer servicio más usado por los internautas españoles, pero le queda mucho recorrido. Los servicios de turismo son los que tienen más adeptos, casi con un 62%, mientras que apenas el 40% de los internautas utiliza de los de banca electrónica, diez puntos menos que la media de la Europa de los 27. Es porque la penetración de Internet en España es menor que en el resto de Europa.

Bancos y Cajas han trasladado a sus portales toda su oferta. Las plataformas de la marca conviven con sus segundas marcas de banca en línea, lanzadas para competir con la oferta que llegaba al mercado español hace unos diez años y que utilizaba Internet como un canal low-cost.

Ese es el escenario en el que creció la idea de la empresa Cuéntica que lanzó al mercado un sistema de gestión on line fremium. Con Cuéntica un usuario puede llevar el control de su empresa, facturar y también almacenar sus provedores y facturas entre otras cosas, desde la nube. Sin necesidad de descargas y sobre todo sin necesidad de tener conocimientos de contabilidad.

La oferta de servicios de segunda y primera marca se ha ido igualando. El mercado converge hacia una simbiosis de servicios ofrecidos por la red tradicional y la online.El crecimiento de la banca online no es el causante del cierre de las oficinas tradicionales, en las que todavía se realiza el grueso del negocio minorista.

El desarrollo de la banca móvil contribuye a un imparable evolución de las aplicaciones móviles. Y a modelos de negocio relacionados con el almacenamiento y las redes sociales. Tal es el caso de Twindocs otra empresa aragonesa en la que el Ayuntamiento de Zaragoza ha confiado para que sus ciudadanos almacenen sus documentos digitales más importantes.

En España quizás Telefónica sea el que se haya adelantado al resto con la creación de la Oficina Bancaria Inteligente (OBI), su modelo de oficina bancaria inteligente. El cliente puede gestionar sus servicios, es interactiva gracias a soluciones de videoconferencia o la mesa interactiva, y la atención es personalizada.

Aunque el número de usuarios es una de las cifras más custodiadas, Bankinter anunciaba ya hace un año por ejemplo, que el 75% de sus clientes opera por Internet, el ratio más alto de la banca española.

Cuéntica aumento por cinco la cantidad de clientes desde su salida oficial de beta en enero de 2012.

El 90% de esos usarios tiene Smartphone, lo que obliga a ser más innovadores y en el caso de Cuéntica, por ejemplo, lanzarse cuanto antes a la adaptación de su plataforma al móvil de forma casi urgente.

No es casual que justamente Bankinter y La Caixa hayan sido las primeras entidades en hacer proyectos pilotos para realizar micropagos con móviles dotados de tecnología NFC en España. Anunciado como todo un éxito.

La Caixa lidera los mercados españoles de banca en línea, con un 30,8% de cuota, y de banca móvil, con un 46% seguida de lejos por el resto de entidades. Las cifras de la caja catalana son aplastantes: dos millones de sus clientes utilizan el móvil para acceder a sus servicios, y en 2010 realizaron 55 millones de operaciones.

En La Caixa el tiempo ha jugado un papel fundamental, lanzó su primera tienda de aplicaciones financieras para moviles en 2010 y desde entonces se han descargado 1,4 millones de aplicaciones.

El pago con móviles favorece la compra por impulso además de ampliar el abanico de servicios y reducir la gestión del efectivo.

El modelo de banca móvil no es uniforme. Operadores de todo mundo están pidiendo licencias bancarias o realizando alianzas bancarias o realizando alianzas con las entidades financieras para entrar en este negocio.

Fuente: Instituto Español de Analistas Financieros en nota publicada por El País en febrero de 2011

La España machista que conozco

La España machista que conozco es breve, pero intensa.

Cree que la violencia de género va ligada a un tipo de persona a un tipo de ambiente e incluso a un tipo concreto de violencia. Quizás porque los términos son demasiado rotundos: violencia de género. Quizás deberíamos hablar de otra cosa. Incluso de tolerancia de género.

En realidad todos tenemos la culpa de esa violencia machista cuando dejamos que alguien en el trabajo nos llame no por nuestro nombre sino por una característica, la rubia, la morena.

Cuando en el mismo trabajo la gente no se corta haciendo chistes machistas sin pudor y encima les reímos las gracias.

Cuando al final de la tarde quedan dos empleados en la oficina y el jefe le pide a la mujer que coja el teléfono.

Cuando en los puestos de cierta autoridad la mujer es “una bruja” porque la autoridad está reservada a los hombres. Un hombre con autoridad, es recio, varonil,  pero una mujer con autoridad  es casi sinónimo de “rigidez” de “mala” de “dura”.

Mujeres  que en sus puestos sonríen congraciando siempre, les apetezca o no. Una risa casi nerviosa que acompaña a cualquier opinión o aporte.  Es una forma de sumisión. Es verdad que también hay hombres que ofrecen alguna conducta parecida ante pares de mayor jerarquía, pero suele ser de otra manera, en la versión “colega”.

Incluso hay mujeres hechas y derechas con puestos de responsabilidad que cuando hablan con su superiores intercalan sin darse cuenta una evidente y dulce voz de niña.

Señoras y señores, todo esto es machismo, aunque choque volcado así sin relectura. Y esas actitudes nos hacen más débiles, nos dejan en un lugar en la sociedad en la que se nos requiere -sin decirlo- más dóciles, más dulces como una característica inherente a la feminidad, y no.

La España machista que conozco me molesta, pero es difícil  hablar ella, es un machismo de matices. Aunque se puede debatir, analizar, se puede proponer y se puede mejorar… Es una España que ha hecho y hace grades esfuerzos para mejorar en ese aspecto. De lo que no se puede es hablar es de lo que nos e conoce… cuando no hay números, cuando no hay trabajo, cuando no hay acciones.

Pero es otro tema, esa es por ejemplo, la Argentina machista que conozco.

Saludos!

Publicar, publicar, publicar… La tiranía del contenido

Parece ser la norma básica para no perder visibilidad, repercusión y presencia en la redes sociales. Pero esa tiranía del contenido está causando no pocos problemas a la hora de gestionar una campaña, de llevar la comunicación de una empresa o de simplemente generar contenidos de calidad.

Los medios de comunicación han perdido peso de lectura, no es ninguna novedad. Pero se quejan de seguir siendo líderes de credibilidad y de producción de contenidos:

No es verdad.

Hay medios que dependiendo del periodista, del tema e incluso del mes, publican verdaderas mamarrachadas en la red y en el papel. En la red, todavía más.

Existen blogs y medios especializados en la red que se han convertido en auténticos referentes del sector en temas muy concretos como Tecnología, Ciencia, Viajes o Empresa. Han fichado a excelentes periodistas y realizan encuestas y monitorizan la opinión, los índices de lectura y los porcentajes de publicidad que han quitado a la torta tradicional publicitaria.

El blog de Cuentica
El blog de Cuéntica, donde colaboro desde junio

La crisis ha obligado a orientar correctamente la inversión en publicidad. La red y la televisión en sectores y obviamente en horarios concretos, se han convertido para algunos productos, en la única opción.

El contexto ha obligado a que (por suerte) calidad y comunicación se conviertan en sinónimos de supervivencia. O tienes un producto de calidad y lo sabes vender, o mejor recíclate porque en este momento, perderás.

La información de calidad en la red está perdiendo vigencia, actualidad. La tiranía del publicar, publicar, va ligado justamente a eso. El tiempo es un tirano. Si no publicas en un par de semana, alguien puede pensar que te has muerto.

Y por el contrario si encuentras información fabulosa en la red, pero tiene un par de años, aunque sea perfectamente vigente porque el tema lo es, la información, automáticamente ha perdido valor. Es como un coche que ni bien comprarlo, vale 10 % menos.

Si has publicado hoy, tu información no vale nada al minuto siguiente.

Nos queda rescatarla? Eso también está en duda y sino, que le pregunten a Yahoo por Delicius. Terrible. Servirá de algo almacenar la información?

Está claro que al igual que Internet ha redimencionado los negocios, la industria y la empresa a nivel global también ha reinventado la forma de contar historias y la forma de publicarlas. También la forma en la que ganamos dinero con ella. Será hora ya de enseñar también a nuestros alumnos la nueva fórmula.

Saludos.

Inmigrante trabaja gratis en Zaragoza… En Inmigración!

Humillación. Esa es la palabra que describe a la perfección la forma en la que te sientes intentando obtener un duplicado del NIE por robo en Zaragoza.

Me robaron hace meses y desde entonces he llamaba insistentemente para conseguir cita. Imposible. Pero imposible, no “difícil” como me ha dicho hoy la funcionaria de turno. No difícil, no. Imposible.

La odisea comenzó en octubre.

Llamé hasta diciembre sin conseguir cita. Me presenté allí y me mandaron otra vez a llamar por teléfono. Aunque alguien se ofreció “a conseguirme cita”. Allí mismo. Te miran  la foto y sueltan: qué guaapa, no? Terrible.

Cuando finalmente él día de la cita llegó, también llegó una reunión de empresa que me obligaba a estar en Madrid esa mañana. Llamé para cambiar la hora. Nada. Comunica, siempre. Fui hasta ahí y me dijeron que no podían atenderme ese día (un día antes ni un día después), ni podían cambiarme la cita. Otra vez, todo imposible.

Nota: Me pregunto cómo atienden a los españoles en Argentina.

La humillación llegó a su punto máximo: el policía me deriva a la funcionaría y ésta me dice: “llama por teléfono”.  Acometo: “… señora,… no es que no quiera llamar. Es que no atendéis el teléfono. Es vox populi entre los inmigrantes incluso hay un artículo de El Heraldo sobre este tema ¡de El Heraldo!”

Fotografía de El Heraldo

La funcionaria remata diciéndome que tendría que haber faltado a mí trabajo. Supongo que tenía razón… (cómo se nota que es funcionaria..).

Y ya cuando me ve que por la impotencia se me caen las lágrimas, me mira y me dice con tono bienhechor: “Mira,  si hoy no te atendemos por teléfono, ni el lunes tampoco. Vienes el martes y hago que te atiendan in situ”. En fin…

Pienso en si el hecho de tener autoridad  hace que gente común y corriente, gente maja, buenos vecinos,  abusen así de su puesto. Personas por encima de su cargo faltando a la humanidad de todas las maneras posibles.

Me ofrezco voluntaria para trabajar gratis

En serio. Se supone que no dan abasto. Hay una señora con auriculares que parece estar todo el día contestando al teléfono, pero al parecer no es suficiente. Me ofrezco para ayudar. En serio: Hablo ingles, tengo buen humor y buena disposición. No soy muy organizada y para ser productiva necesito que me den las coordenadas correctas. Pero soy eficiente. Cumplo fechas, plazos, objetivos.

También me ofrezco a crear una cuenta de ayuda on line en Skype si lo necesitáis. Repito: Gratis.

Porque la inmigración es una cosa seria. Es productividad en un país, en más de un 5 por ciento; es inversión, es natalidad, es solidaridad, es futuro. No es normal que se trate como delincuencia y se obligue a la Polícia que está para hacer control social del delito, a ser administrativos del Gobierno en un sector concreto de la población. ¿Será que alguien lo entenderá alguna vez?