Lo tengo todo papi

Uno de los sectores más duros del mercado en España y el mundo es el de las telecomunicaciones.

No hay más que probar a llamar a una de las operadoras más conocidas y decir que estás interesado “en cambiar”. Te llamarán y llamarán y llamarán… ¿Cuánto cuesta un usuario en este sector?

Hay otra prueba, mira cualquier canal de televisión y cuenta cuántos anuncios ves al día y cuántos de ellos son de telefonía.

En serio, cuánto cuesta un usuario? Si pagas una media de 50 euros al mes, son 600 al año a eso podemos sumar el móvil y las pequeñas cuotas de tráfico de datos si no tienes tarifa plana.

Quizás el caso más gráfico de los números que se manejan en este sector (y de lo duro que se juega) es la inversión que realizó Telefónica en una fracción de su target, los nativos digitales: la compra de la red social Tuenti por 70 millones fue un hito.

Y luego otra inversión para convertirla en un operador propio de telefonía móvil sólo para una franja muy concreta de edad. Cuánto cuesta hacer una operación de este tipo? A eso, suma publicidad y sigue siendo rentable.

 

Tener un target tan bien definido sólo, no suele ser fácil de identificar para las empresas pequeñas o emprendedores, que esperan que su producto sea “masivo”, venderlo a “todo el mundo”. Dejan pasar  así, una franja de usuarios que están realmente dispuestos a pagar por su producto en servicio y marca.