La entrevista de Luis Mariñas

Cuando conocí Luis Mariñas no tenía ni idea del periodista que tenía ante mí. Increíble verdad? No le conocía… No sabía que había sido presentador de Televisión Española durante veinte años, el moderador del segundo Debate entre José María Aznar y Felipe Gonzalez, el primero en utilizar el agllego en un informativo y de los pocos periodistas con dos distinciones de la Agrupación de Telespectadores y Radioyentes.

Con su entrevista llegó a Bagdad donde enrevistó a Saddam Hussein y a Gorbachov después de la desintegración de la URSS. Su trayectoria era impresionante. Pero yo no lo sabía aunque  me bastaron unos minutos para descubrirlo. En cuanto le escuché preguntar, supe que era un periodista de raza. Un gran entrevistador, un periodista de esos ya no hay…

Luis Mariñas era Periodista. Así, con mayúscula. No, periodista…  como se dice ahora casi con vergüenza. Preguntaba con pasión, con rasmia como dicen los aragoneses. Se documentaba… sabía. Incomodaba con esa incomodidad que produce el buen periodismo. No ladeaba la cabeza como hacen algunos periodistas de hoy  (mostrando sumisión) y en un acto de arrojo sueltan: “Ud sabe que tengo que hacerle esta pregunta…” Casi pidiendo perdón. Algunos periodistas de hoy buscan caer bien,  son peloteros, chaqueteos, poco profesionales. Quieren caer bien, se justifican…

Mariñas no. Daba gusto verle entrevistar. Se inclinaba hacia su entrevistado, le miraba fijamente y preguntaba con ese tono de voz firme que transmitía seguridad, confianza y credibilidad. Luis tenía real interés por las cosas que preguntaba; genuino respecto por las personas, no por el cargo. Estudiaba sus preguntas, las repasaba y sorprendía al entrevistado porque manejaba datos, historia, nombres.

Me hubiera gustado volver a verle, decirle lo que opinaba de el, escucharle, leerte alguna vez…

La última vez que le vi, era una tarde gris y lluviosa en Madrid. El iba y venía inquieto pero de buen humor, lleno de esa energía:

-“Ey Luis y eso…”?

– “Ah! Son castañas..” Me dijo abriendo la mano y mostrándome tres castañas enormes que sólo él podía sujetar así como si fueran canicas.

– “Pero…. las llevabas encima”?

– “Sí, sí… en el bolsillo. En mi tierra, en Galicia, las meigas creen que traen suerte”.

…Después hablamos de Galicia y de Argentina cómo no, de restaurantes gallegos en Madrid… y de otras tantas cosas. No sé por qué no hablamos de Periodismo. No sé por qué se me escapó decirle la gran admiración, el profundo respeto y el orgullo que me producían trabajar con él.

El 16 de febrero Academia de la Ciencias y las Artes de la Televisión con otro gran periodista al frente Manuel Campo Vidal, le rindió un merecido homenaje al que no pude asistir.

A mí sólo me quedan unas palabras agarrotadas, atrasadas, usadas, desmerecidas por lo poco que le conocía… Pero aun así llenas de cariño.

Palabras que espero algún día revolviendo, encuentren sus niños en la red. Sus hijos que eran la alegría de su vida.

La entrevista de Luis Mariñas se fue con él, pero su ejemplo, su periodismo, se queda con nosotros.

Anuncios

3 comentarios en “La entrevista de Luis Mariñas

  1. Echaba de menos tus posts. Me alegra volver a leerte, y sentir la pasión que destilan tus palabras en esta entrada. Welcome back!

  2. Bonitas palabras, Mariela.
    Me alegro mucho de que le hayas conocido y hayas podido trabajar con él.
    Un beso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s