Un hombre, ejemplo de vida, ejecutado por la corrupción

¿Sabes esa persona cuya vida te parece intachable, moral, intelectual, cívica, personalmente…? Ese tipo de hombre o de mujer que es  modelo de profesional y de persona. Alguien que busca, encuentra y vive con los mejores valores que te enseñan desde pequeños. Valores, que mucha gente parece ir quitándose de a poco mientras crece. Pues una de esas personas ha sido para mí René Favaloro. Favaloro fue un médico argentino que inventó el bypass. Entre otras cosas, fundó una institución que se dedicaba a operar de forma gratuita a los más desfavorecidos. Todo un ejemplo de inteligencia, de energía, de coraje y empuje. Sin embargo como todo el que tenía problemas cardíacos quería operarse allí, las obras sociales, comenzaron a pedir comisiones (coimas) por enviar a sus clientes.

Favaloro luchó contra la corrupción de los servicios sociales argentinos privados y públicos hasta que tiró la toalla. Su fundación al borde de la quiebra amenazaba con llevarse todo su esfuerzo a la bancarrota.

Favaloro no encontró solucion y se suicidó a los 77 años, en el año 2000.

Antes, lo intentó todo. Escribió a las obras sociales, a los minsterios, a los medios de comunicación intentando salvar su fundación, su vida. No tuvo respuesta. Los cómplices de aquel Gobierno callaron con impunidad.

He encontrado estos días en El Liberal la noticia de un nuevo aniversario de su muerte la semana pasada. Eso, y la publicación de las cartas en las que explica las razones que le llevaron a tomar esa decisión.

Duelen.

Dudo que este hombre llegara a dimensionar el icono que era para muchos profesionales de distintas áreas. Dudo que tuviera al menos la intuición del golpe que ha significado para muchos que le veíamos como ejemplo, su decisión.

Han pasado años y su muerte me sigue conmocionando y las razones por las que tomó esa decisión todavía hacen más daño si eso es posible que su propia muerte. Os dejo la noticia y un par de enlaces.

RECUERDO – Esta semana se cumplieron 9 años de la muerte del inventor del bypass

 Las cartas de suicidio de René Favaloro revelan cómo fueron sus últimas horas

E l doctor René Favaloro murió de un disparo al corazón el 29 de julio de 2000. Este año, nueve después de que decidiera suicidarse, las autoridades judiciales que siguieron el caso liberaron la última de las cuatro cartas que dejó Favaloro, y en la que se explaya sobre los hechos de corrupción que lo llevaron a tomar la decisión de matarse.

“Prefiero desaparecer que cambiar”, sostiene el médico en sus líneas.   El médico argentino más importante, el inventor del bypass, el que se dedicó a salvar corazones, decidió sacrificar el suyo porque no quiso seguir viviendo en un país en el que negarse a entrar en los engranajes de la corrupción, las coimas y los negociados le impedían sacar a flote su fundación y su obra.

 Favaloro fue encontrado sin vida en el baño de su departamento por su secretaria en horas de la siesta. El tiro en el pecho había sido efectuado con un arma calibre 38, y murió en forma “instantánea”, según informaron las pericias médicas posteriores. En su momento, la muerte del cardiocirujano generó un sinfín de enigmas y dudas sobre los motivos. Favaloro había enviudado hacía un año y medio y no tenía hijos, pero sus allegados aseguraban que se encontraba bien y tenía muchos proyectos en vista.


El conocido médico argentino se suicidó harto de la corrupción argentina
El médico se negó a entrar en un sistema de negociados irregulares y corrupción para poder cobrar el dinero que le debían. Algo que había llevado a su fundación al borde de la quiebra.”

El final de la carta, duro y conmovedor, no deja lugar a otras interpretaciones. Las que siguen fueron las últimas líneas de Favaloro:

 “Estoy cansado de luchar y luchar, galopando contra el viento como decía Don Ata. No puedo cambiar. No ha sido una decisión fácil pero sí meditada. No se hable de debilidad o valentía. El cirujano vive con la muerte, es su compañera inseparable, con ella me voy de la mano. Sólo espero no se haga de este acto una comedia. Al periodismo le pido que tenga un poco de piedad”. Estoy tranquilo.

 Alguna vez en un acto académico en USA se me presentó como a un hombre bueno que sigue siendo un médico rural. Perdónenme, pero creo, es cierto. Espero que me recuerden así”.
En estos días he mandado cartas desesperadas a entidades nacionales, provinciales, empresarios, sin recibir respuesta.  En la Fundación ha comenzado a actuar un comité de crisis con asesoramiento externo. Ayer empezaron a producirse las primeras cesantías. Algunos, pocos, han sido colaboradores fieles y dedicados. El lunes no podría dar la cara.

A mi familia en particular a mis queridos sobrinos, a mis colaboradores, a mis amigos, recuerden que llegué a los 77 años. No aflojen, tienen la obligación de seguir luchando por lo menos hasta alcanzar la misma edad, que no es poco.

Una vez más reitero la obligación de cremarme inmediatamente sin perder tiempo y tirar mis cenizas en los montes cercanos a Jacinto Arauz, allá en La Pampa. Queda terminantemente prohibido realizar ceremonias religiosas o civiles.

“Un abrazo a todos “. 

Fue con el paso de los días que empezó a barajarse la hipótesis de que la complicada situación de la Fundación Favaloro, que había contraído grandes deudas, podía haber sido el detonante para la decisión del médico.

Favaloro escribió: “Nos hemos negado sistemáticamente a quebrar los lineamientos éticos, como consecuencia, jamás dimos un solo peso de retorno. Así, obras sociales de envergadura no mandaron ni mandan sus pacientes al Instituto. La corrupción ha alcanzado niveles que nunca pensé presenciar – prosigue el médico – instituciones de prestigio […] envían empleados bien entrenados que visitan a los médicos cardiólogos en sus consultorios. Allí les explican en detalles los mecanismos del retorno y los porcentajes que recibirán no solamente por la cirugía, los métodos de diagnóstico no invasivo (Holter eco, cámara y etc., etc.) los cateterismos, las angioplastias, etc. etc., están incluidos.

Es indudable que ser honesto, en esta sociedad corrupta tiene su precio. A la corta o a la larga te lo hacen pagar”, concluye el médico, y admite que “el proyecto de la Fundación tambalea y empieza a resquebrajarse”.

En otro tramo de su extensa carta, Favaloro relata: “Hemos tenido varias reuniones, mis colaboradores más cercanos, algunos de ellos compañeros de lucha desde nuestro recordado Colegio Nacional de La Plata, me aconsejan que para salvar a la Fundación debemos incorporarnos al ’sistema’. ‘Pondremos gente a organizar todo’. Hay ‘especialistas’ que saben cómo hacerlo. ‘Debés dar un paso al costado. Aclararemos que vos no sabés nada, que no estás enterado’. ‘Debés comprenderlo si querés salvar a la Fundación’ ¡Quién va a creer que yo no estoy enterado! “

“En este momento y a esta edad terminar con los principios éticos que recibí de mis padres, mis maestros y profesores me resulta extremadamente difícil. No puedo cambiar, prefiero desaparecer” sentenció.

Más. La carta de despedida completa y una carta al director que explica mejor que yo el ejemplo de vida que fue Favaloro y su propia muerte.

Anuncios

8 comentarios en “Un hombre, ejemplo de vida, ejecutado por la corrupción

  1. Hola Mariela

    Desde la más profunda pena de mi corazón te escrito este comentario. Bien sabes lo que el Dr. Favaloro representaba y representa para mi.
    Pero no se trata de mi este comentario. Sino de su figura. De lo que representa.
    Me duele profundamente en el alma ver que quizás miles de jóvenes argentinos jamás lleguen a conocer, a descubrir y a comprender la magnitud de este ser humano.
    Me duele porque creo que esa falta de conocimiento y la pérdida de su memoria representan el olvido de valores y de una forma de ver y vivir la vida que en Argentina cada vez se pierde mas.
    Vergüenza me dan políticos, periodistas, agricultores y un sinfín de personajes mediocres e hipócritas que como sucias garrapatas viven engordando a costa del sufrimiento de los demás. Porque todas sus palabras no son más que simples mentiras. Jamás llegarían a soportar un debate y un cara a cara con un ser humano como el Dr. Favaloro.
    Su olvido en un país hecho de los recuerdos de millones de seres humanos llegados a construir una nueva vida representa la derrota más amarga que puede uno encajar.
    Jamás llegué a reponerme de su pérdida. Sobre todo luego de conocerle aunque no fuera más que unos minutos.
    Sólo le pido a Dios que quizás existan más como él ahi fuera. Hacen falta. Mucha falta. Porque de los demás sobran que da asco.
    Argentina debería pensar mucho en medio de tanta porquería de bicentenario con lo que le hace a la gente honrada. Deberíamos pensar mucho porque estamos donde estamos. Porque los que valen nos abandonan.
    Los demás siguen en el mismo lugar. Y dan asco.

  2. Fernado me alegra de que te acuerdes de cuándo fuimos a escuchar a Favaloro… Eramos estudiantes de comunicación y su conferencia nos abrió la cabeza ¿Te acuerdas? Habló de la Universidad como institución, de la sociedad… Fue tremendo. Ahí estábamos escuchando a un cirujano cardiovascular que en realidad era eso y mucho más que eso.

    Creo que nos marcó.

    Estos días he leído muchas cosas sobre Favaloro para escribir este post. Algunas me han sorprendido. Gente que dijo que si hubieran conocido la situación de la Fundación hubieran abierto una cuenta para que cada ciudadano contribuyera, lo hubieran hecho de corazón ¿Fuerte no? Sin embargo no nos enteramos. Nadie, ningún medio dió a conocer el sufrimiento que este hombre estaba pasando.

    Nos hemos quedado sin él pero todavía hay muchos con la fuerza de sus pensamientos y su obra.

    Esos valores ya casi no existen y sino, mira a la alcaldesa de La Muela jajaja. No quiero “banalizar” pero cuántos ejemplos tenemos a nuestro alrededor de modelos antagónicos a este hombre.

    Aún así me quedo con los cuatro que han demostrado ser firmes como rocas 🙂

    Saludos

  3. Una sociedad sin valores es una sociedad condenada a la destrucción, me ha conmovido lo que escribes y hombres como el Dr. Favaloro son ejemplo de integridad moral a seguir no tanto por su suicidio sino por su lucha para mantener la dignidad humana

  4. Sí a mí también su final, su elección, me confundía. Me parecía una injusticia. Pero releyendo la carta al director que escribe un colega suyo en la que dice que su muerte fue prácticamente una inmolación, lo entendí.

    Fue su última lucha.

    Entendí que efectivamente fue coherente incluso en su muerte. Es cierto lo que dice, no es cobardía ni valentía, es una elección.

    Nos es extraño entender la muerte como elección, pero me imagino que en un cirujano acostumbrado a la muerte, quizás fue simplemente un camino más a seguir.

    Gracias por vuestros comentarios

  5. Mariela, me ha conmovido la historia del doctor Favaloro. Prefirió la muerte a cambiar su escala de valores. Qué pena que no encontrara una salida mejor y qué pena que los que estaban a su alrededor no supieran ver su angustia. Cuídate.

  6. En nuestra tesis, tomamos a Favaloro como inspiración. A quien escribio la nota, le cuento que no fue el quien inventó el by pass, sino quien lo llevo adelante. Aclaro esto, porque sino sigue circulando en internet informacion errónea y la idea es colaborar con la educación. Humildemente, saludos.-

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s