Acaba la Expo con la promesa de un gran cambio económico para la ciudad

La Expo cerró sus puertas ayer con gran afluencia de público. Ayer las colas no sólo se hacían visibles en los pabellones, sino también en el acceso a los patios de comidas, restaurantes, servicios. Había que hacer cola para casi todo. Aun así, los aragoneses se hacen de paciencia y confían en el cambio que la Expo trae a la ciudad.

La inversión inmobiliaria es evidente ¿Quién podría negarla? Zaragoza ha mejorado sus comunicaciones, sus carreteras y desde luego su fachada gracias a la Expo. Y aunque los aragoneses en general y los zaragozanos en particular se hicieron con paciencia para hacer cola en todo lo que se podía hacer cola, las críticas desde Madrid respecto al tratamiento del tema del agua en la Expo, fueron contundentes.


En la foto, una joven con su bebé de meses al que alimenta en el suelo, mientras hace cola en el pabellón de Japón.

Entre los puntos positivos se podría mencionar el grupo de gente: voluntarios y trabajadores que han sacado adelante este proyecto. Las dinámicas de trabajo nuevas, los ritmos de trabajo, el protocolo, la prensa, la cobertura a los que algunos gremios no estaban acostumbrados en Aragón y que los trabajadores foráneos han aportado. Además de las ganas de los aragoneses. Los ciudadanos han demostrado paciencia ante las obras y una gran capacidad de respuesta. Se han volcado sin reservas a la Expo.

Entre los puntos negativos no haber conseguido un solo folleto entre todos los pabellones (106 pabellones) que me cuente cómo ahorrar agua en mi casa. De echo, el botellín de agua en la Expo costaba 1,50 mientras en cualquier kiosco los consigues a 1 ?, intentar beber de las fuentes era descorazonador ¿A qué sabe el agua?

Visitante mortificado. El hombre de la foto optó por ?colgar? sus calcetines y dar un respiro a sus pies

Queda la sensación de que en Zaragoza falta oferta de ocio, sobre todo, para un público muy concreto, una franja de edad concreta que ha sido capaz de asistir a la Expo más de cinco días durante el transcurso de los tres meses, los cinco días soportando calor y colas con el único objetivo de ?verlo todo?; sellar sus pasaportes o conseguir los más originales souvenirs.

Finalmente queda la inversión. Una gran inversión económica imposible de realizar en otra circunstancia u ocasión ¿Cómo habría logrado ese presupuesto de obras el ayuntamiento de Zaragoza sin un evento como la Expo? Un cambio para la ciudad que veremos en unos meses si es aprovechado al cien por cien.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s